Técnica catártica: Sentimientos indefinibles

Muchas veces no encontramos la forma de liberar esos sentimientos que nos oprimen el pecho o la garganta, y que no nos dejan avanzar, nos ponen en pausa, o nos hacen caminar lentamente. También ocurre que no siempre encontramos las palabras correctas para expresar eso que sentimos o un lugar en donde nos sintamos seguros y cómodos para hacerlo. Cuando los sentimientos que nos oprimen o nos pesan no son manifestados hacia el exterior pueden invadir nuestra vida psíquica e incluso física y afectarla de manera grave. Por ello, es importante enunciar siempre todo aquello que nos produce sensaciones grandes de angustia, sufrimiento o dolor.

Cabe señalar que, no todas las personas tienen la habilidad de formular este tipo de emociones a través de las palabras (Esto es parte de la inteligencia emocional) pero eso no indica que estas no puedan ser manifestadas de otras formas.

Existen diversas maneras en las que podemos significar todo aquello que sentimos sin hacer uso de del diálogo, el estilo más óptimo para hacer catarsis (entiéndase ésta como la liberación de emociones) dependerá de las características del individuo, su canal para el aprendizaje y comunicación, sus intereses, su creatividad, etc. Como siempre recomiendo que, sea cual sea la vía elegida para llevarlo a cabo, esta debe de cumplir con la cualidad de ser sana.

No dañar física, ni emocionalmente a nadie (incluyéndote).

La técnica que te recomiendo a continuación, tiene la cualidad de ser sencilla, creativa y fomenta la introspección.

1.-Lo primero que vas a hacer es sentarte y respirar lenta y suavemente con los ojos cerrados hasta que te sientas tranquilo/a en un estado de total calma.

2.- Después, vas a traer a tu mente aquella situación, persona o idea que te genera malestar y vas a enfocarte en las sensaciones físicas y emocionales que genera.

3.- Ahora vas a elegir un crayón del color al que crees que se asocie, con los ojos cerrados sigue visualizando en tu mente la misma la situación sin perder la concentración en tu cuerpo y tu corazón, y las reacciones que ocurren.

4.- Comienza a trazar en una hoja de papel: no pienses en qué formas o con qué intensidad vas a hacerlo, simplemente deja que las emociones te digan qué y cómo, como si fuera una energía que saliera a través de tus manos.

5.- Repite lo mismo para cada situación, persona o idea, si es que las hubiese.

6.- Abre tus ojos lentamente y observa lo que haz plasmado en las hojas.

7.- Genera las siguientes preguntas para la introspección: ¿Qué representa para mí el color (que hayas elegido)?, ¿Cómo asocio ésta representación con la situación/persona/idea?, ¿Qué experimenté mientras realizaba el ejercicio?, ¿Qué sentido le doy a las formas, líneas o trazos que realice?.

¿Cómo te sentiste al realizar la técnica?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: